Radar de los trabajadores:
Nuestra cultura y memoria histórica

La historia del movimiento obrero argentino se encuentra marcada por un compromiso con la educación, la cultura, los derechos humanos y la memoria histórica. Los sindicatos formados al compás de la lucha obrera por salarios dignos y mejores condiciones laborales se sostuvieron no sólo por reivindicaciones materiales sino por dotar a cada trabajador y trabajadora de condiciones de formación, aprendizaje y conocimientos culturales.


A lo largo de su historia las organizaciones sindicales lucharon y resistieron los intentos- en dictadura y en democracias neoliberales- de arrasamiento no sólo de las conquistas laborales sino también del patrimonio cultural y educativo.


Es por eso que frente a un nuevo avance neoconservador que se propone vulnerar otra vez las conquistas laborales, sociales y culturales de los argentinos; los trabajadores organizados decidimos formar un espacio que defienda, consolide, divulgue y promueva la producción cultural, educativa y de formación del conjunto del movimiento obrero. No sólo entre las propias organizaciones gremiales sino de cara al conjunto del pueblo argentino. Entendemos que en este momento histórico es fundamental el protagonismo de los trabajadores a través de sus organizaciones sindicales, donde la unidad del movimiento obrero debe plasmarse en acciones conjuntas.


En este camino, formamos RADAR DE LOS TRABAJADORES, un espacio que nace con el objetivo de poner en red la producción cultural de los sindicatos que lo integran.
RADAR es fundamentalmente un espacio de intercambio, articulación y producción para registrar, comunicar, difundir y compartir entre todos la enorme y extensa labor que se desarrolla en estas áreas.


RADAR se propone integrar a las diferentes expresiones del movimiento obrero, nucleadas en las distintas centrales sindicales, en una plataforma comunicacional para compartir y difundir entre los trabajadores y el pueblo argentino la enorme riqueza de su producción cultural.


Se propone además, generar espacios para las actividades culturales y de formación en las que participen no sólo los trabajadores de distintas procedencias laborales sino que se integren con la participación de otros ciudadanos en ferias, congresos, talleres, obras plásticas y teatrales, cine, música, libros, medios de prensa, y que contengan las diferentes manifestaciones posibles del arte, el pensamiento y la comunicación popular.


Por tanto, RADAR DE LOS TRABAJADORES es un espacio democrático, solidario, inclusivo y reafirmador de la memoria histórica. Se niega a reducir a los trabajadores a la lucha sólo por la defensa del salario y de sus puestos de trabajo, como pretenden los sectores dominantes. Es decir, someterlos al mundo de la necesidad y de las reglas del mercado que todo lo compra y lo vende y alejarlos del mundo de la cultura propia que es el mundo de la libertad, del trabajo, de los derechos humanos y de una ciudadanía plena.